...y al final mereció la pena

Más noticias Blog 365
19/10/2017

...y al final mereció la pena

Son muchas las horas de tu vida que dedicas a un proyecto de tesis. En mi caso se repartieron a lo largo de 5 años entre el sur de Mozambique, las montañas de Badalona y el corazón del Eixample. En todo ese tiempo aprendes mucho más de lo que te imaginas, y no solo en técnicas de laboratorio o conocimientos científicos, sino más bien en la manera de afrontar problemas y retos personales.

Al final tendrás idea de algún tema en concreto, pero tampoco tanta: siempre habrá gente que lo conocerá mucho mejor que tú. Lo que nadie te quitará es la capacidad de análisis y superación adquirida durante ese tiempo. Defender la tesis parece un mero trámite, un título más, que de hecho en muchas ocasiones te preguntas si valdrá para algo. Pues sí que vale, porque a fin de cuentas es una evolución personal y una prueba de que has sabido enfrentarte a situaciones difíciles y seguir adelante. Eso te preparará para muchas otras cosas en la vida, y no solo para el postdoc.

Como en todo, la experiencia está muy condicionada por las personas con las que la compartes. Y en ese sentido tuve una suerte infinita. Para empezar porque creo que mis dos directores, Julià Blanco y Denise Naniche, están muy por encima del promedio como guías profesionales. Y para continuar, porque son muchos los que me han ayudado a llegar hasta aquí. En Mozambique, entre compañeros y pacientes, además de enseñarme cómo abordar todas las dificultades de coordinar un proyecto en un lugar tan diferente como Manhiça, me mostraron los verdaderos problemas que hay detrás de una epidemia como la del VIH. Y en Barcelona, tanto en IrsiCaixa como en ISGlobal, los compañeros se convirtieron en expertos maestros, a la vez que amigos after work. Así, con los años, vas creando una familia científica que, al igual que la biológica, está siempre allí, apoyándote en los momentos difíciles.

Y con todo ello, finalmente, miras hacia atrás y hablas de esa época con satisfacción, con ilusión y con orgullo.

Suscríbete a la newsletter

Back to Top
Irsi Caixa

Impulsado por:

Obra Social - Fundació 'La Caixa' Generalitat de Catalunya - Departament de Salut

Con la colaboración de: